sábado, 8 de septiembre de 2012

Demóstenes, la juventud y la situación actual

El otro día estaba en la oficina y surgió el tema de la tartamudez. Aproveché la situación para sorprender a mis compañeros, todos ellos más jóvenes que yo con la anécdota de Demóstenes, que siendo tartamudo, llegó a ser uno de los más grandes oradores de la historia. Lo que más les llamó la atención fue lo de meterse piedrecitas en la boca al hablar para superar la tartamudez.

Ni siquiera les sonaba el nombre de Demóstenes. Hice una nueva intentona diciéndoles que si no se acordaban de Demóstenes el gato de la pandilla de Don Gato, que se llamaba así precisamente por ser tartamudo. Pero ellos no habían nacido cuando ponían Don Gato en la tele, así que ni por esas.

Yo, reconozco que lo sé porque me lo contó mi padre siendo pequeño. Pero lo mismo que este episodio de Demóstenes, me ha ocurrido muchas otras veces. Se nota en la juventud una indiferencia absoluta hacia el conocimiento. No tienen ninguna inquietud por saber, nada les interesa. Yo por si acaso, intento poner mi grano de arena con mis hijos contándoles cosas curiosas para despertar en ellos el gusto por saber cosas nuevas.

La verdad es que soy bastante pesimista. Cada día que pasa me voy afirmando en mi creencia de que las nuevas generaciones sólo están interesadas por el WhatsApp y todas estas historias que les permiten comunicarse entre sí pero sin que esta comunicación les aporte nada nuevo. Parece que no valoran la "Sociedad de la Información" nada más que para enviar emoticones y trivialidades similares.

El otro día pensaba que qué diferente habría sido mi niñez si hubiera tenido internet y Google para hacer los trabajos del cole. Cuando te decían que tenías que hacer un trabajo, por ejemplo sobre los egipcios, tenías que encontrar a alguien que tuviera una enciclopedia para sacar de allí la información. A veces era complicado encontrar lo que necesitabas. Ahora en cambio, lo buscas en internet y no sólo encuentras muchísima información, sino que a veces hasta encuentras versiones diferentes sobre un mismo tema...

En fin, que me estoy volviendo como mi padre. Cuando no nos gustaba algo de comer nos decía (y todavía lo dice) "¡Hambre teníais que pasar...!". Yo ahora les diría a todos estos pipiolos: "¡Sin internet ni 3G teníais que estar...!" No hay nada mejor para valorar lo que tienes, que perderlo.

Y como colofón, un extracto de la Tercera Filípica de Demóstenes (contra Filipo II de Macedonia). Lo pongo a continuación porque creo que Demóstenes podría decírselo hoy mismo a nuestros políticos aunque hayan pasado casi 2400 años.

...Y aunque las cosas están muy mal y es mucho lo que se ha perdido, sin embargo, es todavía posible poner remedio a todo esto con tal de que os dispongáis a actuar como es debido. Tal vez parezca paradójico lo que voy a deciros, pero es cierto. Lo peor de lo ocurrido es también lo más ventajoso para el porvenir. ¿Qué es ello? Que la situación es grave porque no habéis cumplido ni poco ni mucho con vuestra obligación; pues si lo fuese después de haber hecho vosotros todo lo necesario, no habría esperanzas de que llegase a mejorar. En realidad son vuestras desidia e incuria las que han sido derrotados por Filipo, que a la ciudad no la ha derrotado. No; vosotros no estáis vencidos, ni siquiera os habéis movido...

El porqué de la palabra filípica lo podéis ver en (http://es.wikipedia.org/wiki/Fil%C3%ADpica)

No hay comentarios:

Publicar un comentario