martes, 31 de diciembre de 2013

Advertencias infantiles

Estos días de vacaciones he observado a mi hija pequeña de 8 años jugando. Bueno, mejor dicho, he observado lo que ha escrito en la pizarra de su habitación durante sus juegos...Toda una mandona.
.
Transcripción:
NO "BORAR" 
Quien mañana no lo traiga firmado va a sufrir las consecuencias.

Otra muestra. Esta vez exponiendo las normas para jugar en su cuarto.
Transcripción:
Normas. ¡"Obedece las"!
Quien venga al cuarto de María "deve" obedecer a María. Otra cuando juegues con María "deves" recoger con ella, a no ser que te diga que no pasa nada (Y lo recoge ella)
(cumplelas)

Seguro que dentro de unos años, cuando vea estas imágenes se parte de risa, como yo ahora.

lunes, 23 de diciembre de 2013

La Grieta

El viernes pasado tuve la mañana libre. Era mi primer día de vacaciones navideñas, los niños estaban en el cole, y mi señora esposa trabajando. Así que decidí darme una vuelta por la Pedriza, y ver con mis propios ojos la Grieta.

Después de dejar a los chicos en el cole, puse rumbo a Soto del Real, y desde allí, por la carretera que lleva hacia Manzanares el Real cogí un camino de tierra que lleva hacia la Grieta, de hecho el coche se puede dejar a unos 300 metros (o menos) en línea recta de la entrada.

Con el GPS la encontré sin problemas. Descendí fácilmente utilizando la cuerda que hay instalada a tal efecto. La bajada es sencilla, sólo descolgarse menos de dos metro, y ya estás dentro. La subida (porque también tendremos que salir de allí) también es sencilla, ya que la cuerda sirve de apoyo, no hace falta subir trepando ni nada parecido.

Una vez dentro, parece que estás en un escenario de película de Indiana Jones o El Señor de los Anillos. Sólo se oye el eco de tus propios pasos, mientras ves hacia arriba los más de diez metros de pared de roca a uno y otro lado. A continuación unas fotos.

La Grieta 1

La Grieta 2
Después de salir de allí y haber grabado un pequeño vídeo que podéis ver aquí (http://www.youtube.com/watch?v=-5eEy4u3vGQ) continué mi paseo que pensaba que iba a ser más sencillo.
Al fondo el Cerro de San Pedro.


En equilibrio.

Embalse de Santillana.

Me esperaban 14 kilómetros de los que casi la tercera parte eran entre las rocas de la Pedriza. Menos mal que las marcas blanco-amarillas marcaban la senda, porque era difícil escoger el camino a seguir.

Por fin llegué al punto más alto. Desde allí ya sólo quedaba bajar al Collado de la Dehesilla, y desde allí continuar hasta el punto de partida, pasando por la mina abandonada de gneiss.

La bajada hasta el collado era en algún tramo un poco complicada, o al menos eso me parecía a mí. Tal vez porque iba solo, me daba más miedo que en otras ocasiones parecidas en las que iba con más gente. Una vez en el Collado de la Dehesilla, que por cierto es un lugar muy bonito, continué siguiendo un sendero que a ratos desaparecía. Menos mal que no había pérdida posible, sólo había que seguir el valle hasta el final.
Por fin la senda se hizo más definida y más fácilmente transitable. Además ligeramente cuesta abajo y llano. El camino me llevó al lado de una antigua cantera de gneiss  de dónde se sacaba la roca para hacer los adoquines con los que se empedraban las calles de Madrid hasta mediados del siglo pasado.

Desde allí el sendero se convertía en un camino forestal bastante ancho, que me llevaría hasta el punto de partida. Como a dos kilómetros de mi destino, pasé por una casa de guardias forestales. había varios coches allí, y estaban preparando algo en una parrilla. Me imaginé que sería su comida de "empresa", y creo que acerté, porque más adelante pasó hacia allá otro coche de forestales con cinco ocupantes.Por fin llegué al coche. Me senté y casi no me podía creer lo cómodo que era el asiento. Me comí mi bocata, y de vuelta a casita.

A pesar de que se me hizo un poco cansado, el recorrido pasa por sitios muy bonitos, y se pueden ver panorámicas poco vistas del embalse de Santillana. Merece la pena, pero mejor es hacerla acompañado.

Si os animáis a hacer esta ruta, podéis encontrar el track GPS en: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=5830857

lunes, 16 de diciembre de 2013

Colores

Hoy cuando íbamos en el coche hacia el cole, Álvaro (11 años) y yo hemos tenido esta conversación:

- Papá, ¿por qué hay cosas de distintos colores?
- Pues es porque dependiendo del material de los objetos, se absorben unos colores y se reflejan otros, que son los que vemos.
- Y entonces. En la oscuridad...¿de qué color son las cosas?

Filosofía pura.

viernes, 29 de noviembre de 2013

Por la Pedriza.

El domingo pasado 23 de Noviembre nos fuimos Alvarito y yo a la Pedriza. Álvaro iba con la esperanza de que hubiera hielo en el río, pero el agua estaba tan líquida como habitualmente. 
Estuvimos andando un buen rato. Subimos hasta Peña Horcajo (he sabido después como se llama al mirar el mapa) y antes pasamos por una roca muy curiosa que creo que se llama el Cáliz, aunque he visto en el mapa del Instituto Geográfico que hay una cota marcada con el nombre de El Cáliz y que no se corresponde con el lugar dónde estuvimos. Tal vez sea un error o bien que haya dos rocas similares.
Delante de El Cáliz.
El Cáliz.
Después de la subida vino la bajada. Bajamos hasta la Charca Verde. Ninguno de los dos habíamos estado antes allí. Yo sólo la había visto en foto, pero es verdad que el agua tiene un color verdoso (pero limpio, no el verde del agua estancada). Quedamos en que este verano hay que organizar una excursión con los primos, y con baño incluido, a la Charca Verde.

A continuación unos enlaces a unos vídeos muy cortos y unas fotos.

http://www.youtube.com/watch?v=WSdmp2Nvyd8
http://www.youtube.com/watch?v=v1mL_pVda3w

En la Charca Verde.

La Charca Verde desde arriba.
Reponiendo fuerzas.
Podéis ver un mapa con la excursión, o cargarla en el GPS en el enlace siguiente:

martes, 8 de octubre de 2013

Viejas amistades

Hace una semana estuve por la sierra de Madrid con mi amigo Carlos después de muchos años que no nos veíamos. Nos llevamos 21 años de diferencia, pero eso no impide que siempre hayamos congeniado perfectamente.

Nos conocimos en la carretera, montando en bicicleta cuando yo tenía 18 años, y empezamos a rodar algunos fines de semana. Normalmente nos íbamos los dos solos, porque los recorridos eran tan largos que casi nadie estaba tan chiflado como para unirse a nosotros. Con el paso del tiempo, los estudios, los hijos... perdimos el contacto. De vez en cuando nos encontrábamos en alguna carrera popular, y las últimas veces ya le veía un poco desmejorado. Pensé que era debido a que se sentía mayor y al no estar en plenitud de facultades físicas, como antes, estaría deprimido. En parte era verdad. Hace un año me enteré de que tenía parkinson, entonces ya comprendí por qué estaba así.

Cuando me abrió la puerta de su casa me llevé una gran impresión: estaba muy envejecido, delgado y apagado. Nos alegramos mucho de vernos y estuvimos andando por el campo y recordando viejos tiempos. Me dijo que todavía sale a correr casi a diario, pero la bicicleta ya no la coge hace mucho tiempo porque a veces tiene problemas de equilibrio.

Estuvimos andando más de tres horas y en ningún momento mostró signos de fatiga, se nota que a pesar de su enfermedad todavía mantiene la resistencia que le permitía estar horas sobre la bici subiendo puertos de montaña.


A pesar de su resistencia se le notaba torpe al andar y cuando tenía que hacer algo con las manos. Algo tan sencillo como abrir una botella o la cremallera de la mochila le llevaba bastante tiempo.

Cuando terminamos de andar volvimos a su casa. Estuve un rato con él y su mujer. En un momento en el que él salió de la habitación en la que estábamos, su mujer me dijo en bajo para que él no lo oyese:
-  ¡No sabes cómo se alegró de que le llamases! Estaba tan contento de que no te hubieses olvidado de él...

Me lo pasé bien esa mañana con Carlos, pero después de oir aquello me sentí mucho mejor. ¡Con qué poco podemos hacer felices a las personas que conocemos! Y cuanto nos cuesta muchas veces ese pequeño esfuerzo.

Me despedí de ellos y volví a casa con el propósito de repetir de vez en cuando.

martes, 27 de agosto de 2013

Algunas curiosidades del Valle de los Caídos

Hace unos días estuve pedaleando por los alrededores del embalse de la Jarosa y el Valle de los Caídos por unos caminos que no conocía, pero que merece la pena recorrer. Según me acercaba al embalse por un camino que discurre al lado de la valla de piedra que delimita todo el entorno del Valle de los caídos, se ve allá arriba, en lo alto de un cerro una edificación bastante curiosa. Hace años, cuando pasaba por la carretera del Escorial y me fijaba de pasada en ella, pensaba que sería algún refugio, o algún puesto de observación forestal.

Años después, un día que fuimos al embalse de la Jarosa, tomamos un camino que nos llevaba hacia el Valle de los Caídos. Después de desviarnos de él, llegamos a una especie de casita de piedra en medio de un camino también de piedra. Seguimos el camino y nos encontramos otra casita. Al ver en algún lugar unos números romanos que eran consecutivos de una casita a otra, dedujimos que eran estaciones del Via Crucis. Efectivamente, así era. Hay un Via Crucis con pequeñas capillas de piedra, y unidas entre sí por un camino también de piedra en muy buen estado. En total parece que a lo largo de dicho camino hay 2300 escalones.

En la foto siguiente se ve desde abajo la capilla del altar mayor que también se puede ver, pero peor, desde la carretera que va a El Escorial (no os fijéis si vais conduciendo).

Capilla del Altar Mayor.
Además he encontrado un vídeo en el que se recorren las estaciones de este peculiar Via Crucis. El enlace es este: http://www.cercedilla.tv/paginas/via_crucis_cuelgamuros.htm

También podréis ver a mitad de camino desde la entrada al recinto (en la carretera de El Escorial) hasta la Basílica, cuatro columnas de piedra altísimas que llaman bastante la atención. Son las columnas de Juanelo, o "juanelos" que se trajeron desde Toledo para ponerlas allí, pero no fueron hechas para ese propósito, sino que existían desde el siglo XVI en la época de Felipe II. Al parecer fueron encargadas por un ingeniero de Felipe II llamado Guiannello de la Torre (de ahí lo de Juanelo) para que sirvieran de contrapeso a un artilugio destinado a elevar el agua a la parte alta de Toledo. Estas columnas tenían la peculiaridad de que eran de más de 10 metros de altura, un diámetro de 1,5 metros y un peso de 52 toneladas.

Al parecer dicho artilugio no se construyó, y con el paso del tiempo esas columnas abandonadas en la provincia de Toledo (nadie las movíó en casi cinco siglos) se llevaron al Valle de los Caídos, donde empezaron a llegar en 1949, y fueron erigidas en su actual posición en 1953, donde flanquean la carretera que lleva a la Basílica, y son el punto de inicio del Via Crucis anteriormente citado.

Los "Juanelos" (http://megaconstrucciones.net/?construccion=valle-caidos)
Espero que haya sido de interés, sobre todo para mi hermana, que el otro día me reprochó que hacía mucho tiempo que no escribía nada.

A ver si hacemos una excursión y grabamos nuestro propio reportaje del Via Crucis.

martes, 11 de junio de 2013

Extraño epitafio

Ayer salí con la bici por El Pardo, y al lado de donde empieza el cuartel de Ingenieros del Ejército me fijé en una cruz de piedra, de esas que se ponían al lado de la carretera cuando alguien moría en un accidente de tráfico. Ahora también las ponen, pero menos.

Ya me había fijado anteriormente en esta cruz, pero esta vez decidí ponerle más atención y miré la inscripción que tenía.

Lo primero que lama la atención es el epitafio. No es un epitafio tradicional del tipo de "Tu familia no te olvida", o "No nos olvidamos de tí". No. Es un epitafio escrito en primera persona y con un toque de mala leche. El epitafio dice: "Yo, Carlos Vega, caí muerto aquí. Respeta mi cruz y sigue tu camino. 2-3-1974"
Cruz
Detalle del epitafio
Al llegar a casa busqué en internet algo referente a esta cruz y encontré en un foro que decían que Carlos Vega era un chico de 18 años que murió en un accidente de moto en el año 1974. Además era nieto de Camilo Alonso Vega, que fue ministro de la Gobernación con Franco. Los dos, abuelo y nieto están enterrados en el cementerio del Pardo. Me imagino que el ser miembro de una familia importante tendría que ver con poner esa cruz, que es de un tamaño decente y con una valla alrededor.

En fin, que mi curiosidad quedó satisfecha. Los que somos un poco cotillas queremos enterarnos de todo, aunque sean cosas como estas.

martes, 30 de abril de 2013

Expresiones manoseadas y paletismo oral y escrito

Estoy harto de oir a los políticos, presentadores de televisión, locutores de radio, y personajillos de medio pelo emplear expresiones totalmente absurdas que se han puesto de moda y que me chirrían en los oídos. Seguramente al principio alguien usó estas expresiones de forma original y novedosa, de forma que sonasen bien, pero su constante uso en cualquier situación las hace pesadas y hacen que el que las usa quede, en muchas ocasiones como un papanatas.

En los puestos de cabeza tenemos:

Las líneas rojas. ¿Por qué rojas y no amarillas? Ya está bien de: "El gobierno ha traspasado la línea roja de la corrupción", o  "Se han sobrepasado todas las líneas rojas de lo que el contribuyente puede soportar". ¿No sería mejor utilizar en vez de estas coloridas líneas la palabra "límite" que existe hace mucho tiempo?

Las hojas de ruta. No se sabe bien por qué, hace varios años se sustituyeron las palabras "plan" o "programa" por las malditas hojas. Ahora todo son hojas de ruta: "La hoja de ruta del gobierno contra la crisis", "La hoja de ruta del Real Madrid para ganar la liga".

El minuto uno. Si, ahora parece que para referirse al comienzo de algo, el que nos lo cuenta tiene un cronómetro en la mano. Me parece bien para contar un partido de fútbol, pero decir que "desde el minuto uno los manifestantes cortaron la calle", me parece bastante ridículo.

La tolerancia cero. Vamos a ver: de siempre se ha llamado "intolerancia". A mí no me parece que suene mal decir que hay que ser intolerante con la violencia, o con el racismo, o con cualquier cosa negativa. La intolerancia no tiene por qué ser siempre negativa. Pero claro, está mal visto ser un "intolerante", aunque sea para evitar cosas malas. Es mejor ser un "tolerante cero".

Y quien no se ha fijado en la obsesión por evitar utilizar el verbo "hacer". No sé por qué a mucha gente le parece feo decir, por ejemplo, "he hecho un pastel", y dicen "he realizado un pastel". A mi me parece que suena fatal, pero de verdad que he oído muchas veces expresiones similares a presentadores de la tele, o a entrevistados. Parece que, como el verbo hacer se utiliza mucho, es paleto utilizarlo.

Y para terminar, no sé si os habréis fijado, pero en la prensa escrita, ya sea digital o en papel, la confusión entre "por qué" y "porque" es enorme. Tambien entre "si no" y "sino", y la eliminación del "de que", cuando casi siempre está bien dicho ("le informaron de que había aprobado" lo cambian por "le informaron que había aprobado", y se quedan tan panchos).

En fin, que estamos rodeados de ignorantes que, para intentar aparentar lo que no son, se visten con los ropajes de una cultura falsa. Y al final, como en el cuento de El Traje del Emperador, van en pelotas.

viernes, 26 de abril de 2013

El Cerro del Telégrafo de Moralzarzal.


El Domingo pasado estuve en Cabeza Mediana, también conocida como Monterredondo o Cerro del Telégrafo. Sólo había estado allí una sola vez, y fue hace un montón de años. Entonces estaba en ruinas. Al cabo de unos cuantos años fue restaurado.
Ruinas del Telégrafo hace varios años.
Telégrafo restaurado.


Recuerdo que entonces me preguntaba: ¿por qué le llaman Cerro del Telégrafo? En aquella época (años 80), al no existir internet no había forma de informarse sobre este tipo de curiosidades. Sólo podías ir a las bibliotecas, y una vez allí ¿qué buscabas? ¿cómo encontrar información sobre algo que considerabas una rareza, y que no sabías como catalogar?

Han tenido que pasar unos cuantos años para saber por qué se le llama Cerro del Telégrafo, y la razón es esta:
El telégrafo óptico existió desde finales del siglo XVII hasta mediados del siglo XIX, en que se inventó el telégrafo eléctrico. Fue Claude Chappe, un francés, al que se le adjudica la paternidad del invento, el que estableció la primera línea de telegrafía óptica en 1792. El español José María Mathé lo perfeccionó y lo hizo mucho más eficiente.

El telégrafo óptico en España terminó de implantarse a mediados del siglo XIX, justo cuando empezaba a utilizarse el telégrafo eléctrico. La razón de que en España se utilizase el telégrafo óptico en vez del más novedoso telégrafo eléctrico fue debido a razones sociales. En España el bandolerismo y la delincuencia en general hacían inviable el tendido de líneas de telégrafo eléctrico, ya que serían cortadas rápidamente para evitar la comunicación. Así que se optó por el otro método más anticuado, pero que ofrecía mayor seguridad. Ya que no había elementos físicos que cortar al tratarse de señales que se visualizaban entre las torres de telégrafo, las únicas forma de evitar la transmisión eran bloquear la línea de visión (cosa imposible, al estar las torres situadas en lugares elevados), o bien tomar la torre desde dónde se recibían y enviaban las señales.

Para evitar que la torre fuera tomada por bandidos, o facciones contrarias al gobierno, cada torre se construyó como un fortín. La entrada estaba a más de dos metros del suelo, y se accedía a ella por una escalera que podía elevarse para que los torreros quedaran protegidos en el interior. También tenían un arsenal de armas para hacer frente a posibles ataques, y las paredes de la torre eran de un espesor considerable.

Pero ¿qué señales se enviaban? ¿que apariencia tenían?

Los telégrafos ópticos en España constaban de dos planos con unas líneas horizontales. Entre ambos planos había un cilindro que se desplazaba arriba y abajo formando diferentes imágenes al situarse entre medias de unas líneas horizontales u otras. También había una esfera que podía subir o bajar. La combinación de estos elementos hacía posible que, mediante un catalejo, el operario de la torre vecina observase la imagen y decodificara su significado. Al tratarse de mensajes oficiales, todos ellos iban cifrados, y los operarios de las torres sólo se limitaban a recibir los códigos y reenviarlos a la siguiente torre, por lo que el secreto quedaba garantizado.

Los planos que he mencionado antes debían estar lo más paralelos posible entre las torres para que la visualización fuera óptima. En el caso de Cabeza Mediana el telégrafo tenía dos planos perpendiculares (ahora, al estar reconstruido también los tiene, como puede verse en la foto del Telégrafo reconstruido). La razón de ello es que esta torre era el punto en el que confluían dos líneas: la que iba desde Madrid a Castilla (desde Cabeza Mediana, la siguiente torre estaba en el Puerto de los Leones) y desde Madrid a La Granja de San Ildefonso (desde Cabeza Mediana, la siguiente torre estaba en Navacerrada, dónde también hay un Cerro del Telégrafo).

Así que si vais al Cerro del Telégrafo ya sabéis un poco de su historia.

Podéis leer más en profundidad sobre el tema en:


y si queréis un paseito en bici por Cabeza Mediana, aquí pongo la ruta que hice, por si os interesa.


jueves, 28 de marzo de 2013

Mensaje Globero

Hoy hemos estado en el VIPS, y al salir les han dado a Álvaro y a María un globo a cada uno. Siempre que se los dan, los suelen soltar a la salida para ver cómo suben y desparecen en el cielo, pero hoy se nos ha ocurrido algo distinto: ¿Por qué no añadirle una nota al globo para que si alguien lo encuentra nos diga dónde lo ha recogido? Es como los mensaje en una botella que atraviesan el océano, aunque en este caso no creo que llegue muy lejos.

Así que al llegar a casa hemos escrito la nota y la hemos plastificado para que aguante la lluvia. La hemos pegado muy bien a la cuerda del globo, y lo hemos soltado. Ya veremos si alguien responde por e-mail notificándo la recogida del mensaje.

Lanzamiento de la misión "Mensaje Globero I"


viernes, 1 de marzo de 2013

Imagen de catetos



Ayer leí el titular de una noticia que me animó a leerla completa. Decía así: "Dos estudiantes españoles saludan 'a lo Gandía Shore' en el Parlamento europeo". 

No sabía cómo es eso de saludar a lo Gandía Shore, aunque me imaginé que sería algo ridículo, al tratarse (Gandía Shore) de un programa todavía peor que Gran Hermano. Por otro lado, también me chocaba que dos estudiantes trajesen a colación en el Parlamento Europeo alguna estupidez procedente de la telebasura. Inocente de mí, pensaba que tendrían que ser estudiantes que sobresaliesen entre los demás, y que por ello se les había premiado pudiendo salir a la palestra en Estrasburgo. Pues no.

Comienza el vídeo que se incluye en la noticia, y aparecen dos chavales, chico y chica (será por la paridad) dirigiéndose a un atril para leer algo. Comienzan a leer en ingles, si es que a eso se le puede llamar inglés. Los idiomas siempre han sido uno de los puntos flacos de los españoles, pero es que lo de estos chavales induce a pensar que ni siquiera saben leer en español. ¡Vaya pronunciación de mierda! Cuando yo iba al cole (y no era el Instituto Británico, sino un colegio público) cualquiera de los alumnos de 8º de EGB pronunciábamos de una forma más o menos digna. 

¿Pero quién ha sido el cretino que ha escogido a estos dos chavales para que hagan el ridículo en nombre de los estudiantes españoles? ¿ Es que no hay chavales que sepan leer un poco decentemente en inglés?

¡Y esto era sólo el comienzo! Como colofón,  va el figura, y al final suelta un berrido ininteligible que luego me he enterado que decía:  ¡Exagerao España! que al parecer es el grito de guerra de una descerebrada que aparece en el mencionado Gandía Shore.

Y para que ya la vergüenza sea mayor. Resulta que:

Ambos estudiantes y su centro educativo estaban representando a España en una de las dos sedes que tiene el Parlamento Europeo, exactamente, en la de Estrasburgo, dentro del programa Euroescola, cuyo principal objetivo es acercar las instituciones europeas a los jóvenes del continente.

Pues desde luego, espero que las instituciones europeas no se hayan acercado lo suficiente a estos dos imbéciles como para que en el futuro sean eurodiputados. Aunque bien pensado...¿qué otro futuro pueden tener estos chavales que no sea la política, para la que no se pide absolutamente NADA?



lunes, 4 de febrero de 2013

Kick Off



Mañana me voy al Kick Off de la empresa. Desde hace ya algunos años se lleva mucho esto de juntar a los empleados en un lugar apartado durante unos pocos días para "hacer piña" y que el espíritu de la empresa fluya entre nosotros y nos impregne cual esponja.

Reconozco que no me importaría mucho pasar esos dos días fuera si no fuera porque al final nos toca trabajar y de una forma todavía más difícil. Los comerciales siguen hablando con los clientes porque hay negocios que no pueden esperar, y al final a los que les ayudamos desde la parte técnico-comercial nos toca estar trabajando en la habitación del hotel o en los descansos entre  las "ponencias" (que suelen ser un pestiño de impresión) para terminar a tiempo lo que pide el cliente.

Esto no es así en todas las empresas. Recuerdo una vez que estábamos trabajando en un proyecto junto a gente de HP. Tenían que entregarnos unas respuestas a unas preguntas técnicas y les dijimos: "Basta con que estén para la semana que viene". Ellos nos respondieron que no, que nos las tendrían que dar antes ya que la semana siguiente se iban de Kick Off y tenían prohibido llevarse el ordenador, ya que tenían que estar a lo que tenían que estar, sin distracciones. O sea, a escuchar las arengas corporativas y a pasar unos días semi-vacacionales. Esto me impactó. Pensé en la diferencia que hay entre las grandes empresas y las empresas "quiero y no puedo" como la mía, en la que tienes que ir "sí o sí", pero también tienes que dedicarte a terminar trabajos urgentes, lo que muchas veces implica trabajar por la noche en el hotel.

Otra cosa que me molesta bastante es la facilidad con la que  los directivos actuales disponen del tiempo de sus empleados. Porque vamos a ver... ¿quién es cualquier directivo para decir a un empleado que tiene que estar dos o tres días fuera de su casa para que le estén contando milongas? Los que no somos directivos tenemos otras cosas que hacer. Tal vez a los de arriba les parezca una ordinariez, pero hay que ayudar a los niños con los deberes, llevarles al cole, ayudar en casa, etc...

Por otro lado, creo que la mayoría de las veces estas actividades son como una especie de baño de multitudes que les sirve a los directivos para sentirse poderosos mientras miran a la concurrencia y piensan: "Soy el jefe de todas estas personas. Que grande soy...". Mientras, los que estamos al otro lado  pensamos de una forma "ligeramente distinta": "Vaya ideas de  bombero que se le ocurren a este tío..."

Otro de los entretenimientos para pasar el rato puede ser contar las veces que se pronuncian palabrejas como: sinergia, proactividad, compromiso, trabajo por objetivos, trabajo en equipo, etc...

Pero bueno, lo miraré por el lado positivo. De momento parece que no hay nada urgente que tenga que hacer durante el Kick Off, así que no tendré que ir de un lado a otro como un pollo sin cabeza (al menos eso espero), y podré pasar un buen rato con los compañeros sacando punta a todo lo que digan nuestros superiores, y poniendo a parir a quien se lo merezca (que son unos cuantos).

domingo, 3 de febrero de 2013

El Cerro de San Pedro.

Hoy he estado con Alvarito en el Cerro de San Pedro. Está entre Colmenar Viejo y Guadalix de la Sierra, y se distingue claramente por ser un cerro pelado y marrón. La verdad es que su apariencia no invita mucho a subir, pero las vistas desde arriba y durante la ascensión o el descenso merecen la pena. A continuación pongo las fotos y un video un poco movido debido a mi pulso, al viento y al poco peso de la cámara de fotos.

El embalse de Santillana.


Otra vez el embalse de Santillana.

Al fondo Soto del Real.

Al fondo se pueden ver las torres de la Castellana.

Rocas.

Un belén en la cima.

El embalse de Pedrezuela visto desde la cima.


Vértice geodésico.

Embalse de Santillana desde la cima.

El track del camino está en: http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=3938920


miércoles, 9 de enero de 2013

La maceta

María 5-1-2013 (7 años)
María: Papá ¿Quien ha hecho esa maceta que hay ahí?
Yo: ¿Qué maceta? Yo no veo ninguna...
María: Jo, pues esa... (indicando con el dedo)
Yo: ¡Ah...! Pero eso no es una maceta... ¡Es una maqueta!

Riñones pedregosos

El penúltimo día del año sentí como un objeto viajaba por mi interior dirigiéndose hacia la salida que tenía más próxima. No eran residuos alimenticios viajando por el intestino grueso, sino una piedra procedente del riñón que se dirigía hacia el exterior de la uretra.

El susodicho objeto se quedó a mitad de camino de la meada, al quedarme ya sin líquido para empujarlo. Así pasé un rato, con la esperanza de obtener en la próxima micción un recuerdo de mi interior. Pasaron unas dos horas durante las cuales estuve ingiriendo líquido para impulsar el proyectil.

Cuando ya se acercaba el momento, pensé en el señor Justino, una persona a la que nunca conocí, pero que según mi tía María, cuando intuía que algo iba a salir debido a sus problemas renales, ponía un colador entre él y el retrete para cazar el meteorito. Lo del colador lo desestimé para no tener luego que tirarlo a la basura (ya sé que podría lavarlo, pero me daba un poco de repelús), así que cogí un anticuado orinal y me dispuse a sacar el misterio a la luz.

Salió en seguida. Bastante grandecito (algo más de 5mm.), como podéis ver en la foto adjunta.