jueves, 17 de noviembre de 2011

Nuevas rutas. Guadalix de la Sierra.

Helicópteros de las FAMET
Este fin de semana pasado he estado descubriendo nuevas rutas con la bici de montaña. He empezado en la entrada a la Dehesa de Navalvillar, al lado de la base de helicópteros del Ejército de Tierra, también conocido como FAMET (Fuerzas AeroMóviles del Ejército de Tierra). Allí sólo había un coche aparcado, probablemente de algún buscador de setas optimista. No me extrañó que no hubiera nadie, eran las 8:00 y hacía bastante fresquete. Al frente se veía el Cerro de San Pedro y todo el cielo cubierto de nubes.

Dehesa de Navalvillar
Crucé la valla para entrar a la dehesa. Está permitido pero hay que pasar por una puerta. Una cosa que me pareció extraña fue ver un cartel en el que se prohibía el paso a perros, a no ser que tuviesen una autorización. Tal vez sea porque hay algunos caballos por allí y no quieren que los perros les asusten, o puede que sea para recaudar dinero.

Una vez cruzada la valla, a muy pocos metros se pueden ver los helicópteros Chinook (creo que se llaman así) , gigantescos, con sus dos hélices. Había una indicación hacia un" pueblo del oeste abandonado". Si, es verdad, allí al lado había unos estudios de cine en los que se rodaron películas del oeste. No fui hacia allí porque no quería perder tiempo por si luego se me hacía tarde, pero iré en otra ocasión, a ver cómo está ese pueblo.

Cerca del Cerro de San Pedro.
Seguí el camino hasta llegar a un punto en el que intuía que debía seguir hacia la izquierda, pero me fui a la derecha, seguro de que al final llegaría al mismo punto, aunque recorriendo más distancia. Gran intuición la mía: después de unos cuantos kilómetros extra, llegué a dónde tenía que llegar. Desde allí seguí la Cañada de Cantalojas, que tiene dos o tres tramos con pendientes muy pronunciadas (que yo cogí cuesta abajo) hasta llegar de nuevo a la carretera.  A pesar de los cambios de ruta de última hora, mereció la pena, ahora soy un conocedor casi experto de los caminos de los alrededores del Cerro de San Pedro.

Último tramo de la Cañada de Cantalojas
Después de recorrer el tramo de la Dehesa de Navalvillar y estribaciones del Cerro de San Pedro, que me pareció un tramo bastante más bonito de lo que esperaba, llegué de nuevo a la carretera M625 (Colmenar-Guadalix de la Sierra). Desde allí fui hasta la Peña del Cerro, dónde estuve el miércoles 9 de Noviembre. Bajé por la urbanización que hay al pie del cerro y llegué hasta Soto del Real (todo esto por asfalto).


Camino Soto-Guadalix. Guadalix y el embalse al fondo.
Una vez en Soto fui por la carretera que va hacia Guadalix de la Sierra durante un pequeño tramo hasta que vi el camino que había a la izquierda de la carretera (según se va hacia Guadalix). Cogí este camino y lo seguí paralelo a la carretera hasta que tuve que pasar por fuerza por la carretera otra vez, ya que el camino desaparecía. Unos pocos metros más adelante el camino aparecía de nuevo. Aquí empezaba el tramo más bonito de todo el recorrido hasta Guadalix de la Sierra. Este camino está en muy buen estado excepto en unos pequeños tramos en que está un poco peor, pero aún así se puede ir en bici sin problemas. Es bastante llano, y desde la mitad es cuesta abajo hasta Guadalix y discurre entre fincas de reses bravas (por supuesto con el muro adecuado). Mientras rodaba "despegó" delante de mi un pájaro muy grande (me imagino que sería un águila o algún animal similar) que estaba posado encima de la valla de piedra que rodeaba el camino. 

Una vez en Guadalix, tenía la intención de coger un camino hasta Navalafuente. Empecé a recorrerlo, pero había que vadear un río. Me planteé cruzarlo en bici, pero ante la posibilidad de que la bici se quedase atrancada dentro, caerme y empaparme, decidí abandonar el camino. Así que volví sobre mis pasos hasta la carretera y por ella fui hasta Miraflores. Apenas recordaba esa carretera, debía ser la segunda vez en mi vida que iba por ella, y la primera que la subía. Es cuesta arriba, pero no es comparable a un puerto, ya que es bastante más suave.

Al llegar al cruce de esta carretera con la que va desde Miraflores a Soto, cambié de rumbo hacia Soto. Bajada hasta la pista de karts a la salida de Soto del Real, en dónde tomé el camino que me llevaría de nuevo hasta el FAMET. Es un camino que poco a poco va subiendo, pero de forma suave, pasando por detrás de la cárcel de Soto. Al final del camino estaba la carretera de Colmenar a Guadalix. Un kilómetro por asfalto, y de nuevo en el FAMET. Misión cumplida: ya tengo nuevos caminos por los que rodar.

El recorrido en:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=2213001




No hay comentarios:

Publicar un comentario