domingo, 12 de febrero de 2012

El Hervidero

Estudiando el grosor del hielo.

Hoy he ido con Alvarito al Hervidero. Un sitio muy bonito en el río Guadalix del que ya he hablado en otras entradas de este fracasado blog. Se ha hecho los 9 km. del recorrido sin rechistar. Lo que más le ha gustado es coger trozos de hielo del río y lanzarlos para romperlos.


Antes de llegar al Hervidero, Álvaro se ha fijado en un pequeño poste metálico oxidado que había y me ha preguntado que qué era eso. Ni idea. Así que nos hemos acercado y hemos visto que ese pequeño poste roñoso indicaba el comienzo de un puente de hierro que cruzaba el río. 
Puente de hierro.

Este puente está justo al lado de otro puente más grande y moderno por el que ya he pasado unas tres veces, pero sin darme cuenta de la existencia del otro.


El caso es que una vez que hemos descubierto el puente, hemos bajado a la orilla del río y allí hemos descubierto un sitio precioso. A un lado del río la pared de roca caliza y al otro lado árboles y hierba. 

En el río Guadalix helado.

Hemos estado un buen rato rompiendo el hielo (en el sentido literal de la frase), y luego nos hemos ido al Hervidero.

Yo esperaba que, al estar en un sitio bastante sombrío, las cascadas estuvieran congeladas. Pero no, había mucho hielo en el río, pero las cascadas estaban en estado líquido. Sólo con algo de hielo en las rocas por las que caía el agua.
Padre e hijo en el Hervidero.


Hemos buscado y encontrado un caché que había en el Hervidero. Después de firmar lo hemos vuelto a colocar en su sitio justo cuando han llegado otros paseantes campestres con su perro. Después ha llegado un grupo de unas diez o doce personas que iban a Pedrezuela en bici nos han sacado una foto.

Lo negativo del paseo ha sido constatar una vez más que la gente es bastante guarra. Sin llegar al nivel de suciedad que en otros sitios, había algunas bolsas, botellas y basura tanto en el Hervidero como al lado del río. País de cerdos...


2 comentarios:

  1. ¡Pero que rico está Alvarito! Vale, vale, ya vemos como avisas al resto de tus excursiones.
    Por cierto, está muy bien tu blog. No sabía que lo tenías. Voy a ver ahora a Charlton Heston tapándose la nariz. A lo mejor nada como la "maire"

    ResponderEliminar
  2. Es que con Alvarito nunca se sabe con certeza si vamos de excursión o no, porque no se decide hasta el último momento.
    Tenemos que ir otra vez con Sofía, os avisaremos, aunque Javier y Dani ya se lo conocen.

    ResponderEliminar