domingo, 5 de junio de 2011

Madrid - Manzanares el Real - Los batanes de Colmenar

Distancia: 90 km.

Hoy ha sido una salida en bici de MIERDA. He pinchado 4 veces. Y no es que  no haya sacado las espinas clavadas en la rueda, no...es que una y otra vez se clavaban espinas, no sé de qué planta maldita.

He salido de casita pronto, a las 7:30, rumbo a Colmenar. Tenía la intención de ir hacia la Hoya de San Blas, en Soto del Real, pero estaba con una rodilla un poco chunga, y he cambiado de idea en Colmenar.

He cogido un camino que hay a la derecha nada más dejar el carril bici en el cruce entre las carreteras de Soto, Cerceda y Colmenar. Nunca había ido por allí, pero estaba muy bien: llanito y en buen estado. Al llegar al final, encuentras que el camino sigue a la derecha y a a izquierda. He seguido hacia la derecha con la esperanza de poder acercarme a la presa de Santillana, pero no es posible, unos 500 metros más adelante hay una valla y no se puede pasar. Eso sí, la torre del embalse se ve muy bien.
Torre del Embalse de Santillana.
Como por ese lado no había nada que rascar, volví sobre mis pasos y continué por el camino, siguiendo por el lado derecho que antes he comentado.

Por este lado, siguiendo el camino se llega hasta Manzanares el Real, pero antes, se pasa muy cerca del puente del Batán, un puente romano sobre el rio Manzanares que está al lado de la carretera que va a Cerceda desde Colmenar. El camino hacai Manzanares está en buen estado en general, pero hay bastantes zonas de pedregal que hacen un poco más difícil la rodadura. En general es hacia arriba, pero sin cuestas importantes.
Fuente en el Camino de Santiago, poco antes de llegar a Manzanares el Real
Al llegar a una fuente, hay que coger el desvio de la derecha, marcado como Camino de Santiago. Por ese lado se llega hasta Manzanares el Real. Las vistas desde arriba del pueblo, el embalse y el Yelmo son imponentes. 

Manzanares el Real al pie de la Pedriza.
Una vez arriba, desde dónde se ve el pueblo, no hay que coger el camino señalado como Camino de Santiago, sino otro en buen estado que está a la derecha. El Camino de Santiago en ese tramo es una auténtica mierda, sólo apto para locos que quieran romperse la cabeza.

Una vez en Manzanares, avituallamiento y vuelta por el mismo camino, ya que la carretera cada vez me aburre más.
Campanario de Manzanares el Real con un montón de cigüeñas.

Otra vista de Manzanares el Real. Esta vez también con el embalse.
Al llegar a la altura del puente del Batán me he acordado de que había un camino que llevaba hasta Colmenar. Gran error. Ese camino, o al menos el que he cogido yo es una auténtica pesadilla, con piedras por todos lados que obligan a bajar de la bici, y algunas bajadas imposibles llenas de rocas (me imagino que alguien las bajará montado, yo reconozco que soy un cagao para eso).

Al final he llegado a Colmenar, a la parte nueva del norte. Allí se me ha ocurrido que podía bajar hasta el rio Manzanares y seguir un camino que en realidad es una tubería del Canal de Isabel II, y que el día que fuimos al Puente de la Marmota nos pareció interesante. Pues he bajado hasta el río, he empezado a rodar por el camino y aquí han empezado mis desgracias.

Había rodado unos 50 metros por el camino al lado del río y me he dado cuenta de que la rueda delantera estaba pinchada. La he arreglado, y cuando doy la vuelta a la bici, me doy cuenta de que la trasera también está pinchada. La arreglo y sigo por el camino, como un kilómetro más y me encuentro con una subida del demonio con piedras por todos lados. Había otros dos ciclistas allí que me han dicho que todo el camino que quedaba hasta cerca de Colmenar era sí de asqueros. Así que nos hemos dado la vuelta. Por lo menos he visto los batanes de Colmenar, no hay mal que por bien no venga...

Uno de los batanes que se pueden ver en el cauce del río Manzanares a su paso por Colmenar Viejo.
Una vez subida la cuesta hasta Colmenar, noto que la rueda delantera está floja...En efecto. Otro pinchazo. Lo arreglo y ya sólo pienso en encontrar en Colmenar un sitio dónde tomarme algo frío, porque el agua se me había acabado hace tiempo. Encuentro una tienda adscrita a la alianza con la civilización china (un chino) dónde me he tomado la coca cola más rica de mi vida. Después, hasta casita, ya hasta las pelotas de tanto pinchazo y tanta mierda de espinas en el suelo.

Una vez a la puerta del garaje, me doy cuenta ...¡ De que la rueda delantera está pinchada otra vez!
¡¡¡NOOOOOOO!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario